Cirugía de orejas

Otoplastia

Un cambio de imagen

En qué consiste:

La otoplastia o cirugía de orejas es un procedimiento estético que busca reducir o moldear el cartílago auricular, cambiando su apariencia, para lograr un equilibrio en la proporción de las orejas en relación con el tamaño y forma de la cara.

Es muy común que este procedimiento se realice en niños de 4 a 14 años de edad, ayudando a mejorar su autoestima. También los adultos pueden recurrir a esta cirugía.

Cómo se realiza:

La otoplastia es una cirugía que requiere anestesia local o sedación. Para recortar el exceso de piel y de cartílago, el cirujano hace una incisión en la parte posterior de las orejas, por lo que las cicatrices no se notan. Este procedimiento puede tardar hasta dos horas, aproximadamente.

La otoplastia puede estar indicada para ti, si:
  • Tienes la orejas demasiado grandes y separadas de la cabeza
  • Padeces alguna malformación congénita
  • Has sufrido un accidente o desgarre del lóbulo
  • Presentas buena salud y expectativas realistas
Recomendaciones:

El proceso de recuperación es bastante sencillo. Puede haber una leve inflamación pero sin dolor, y es recomendable utilizar una banda para cubrir las orejas al menos las primeras dos semanas. Las actividades normales se retoman de forma inmediata, pero el ejercicio o esfuerzo físico pesado deberá esperar un mes.